martes, 28 de agosto de 2012

LA PRODUCCIÓN DE TEXTOS ESCRITOS

INTRODUCCIÓN

Estimados colegas, comparto con ustedes información básica sobre el proceso de producción de textos escritos, tópico en el cual muchos de nosotros tenemos dificultad al momento de trabajar con nuestros estudiantes. Entendiendo que la finalidad no es precisamente formar escritores, sino más bien lograr que ellos sean competentes en la producción de diversos tipos de textos, es decir, que hagan uso de textos escritos por ellos  mismos en su relación diaria con los demás.




IMPORTANCIA DE LA PRODUCCIÓN DE TEXTOS

Las exigencias de la vida cotidiana demandan que estemos en la capacidad de traducir en forma escrita lo que pensamos o sentimos. Las actividades escolares, laborales y profesionales y nuestra relación con los demás requieren que desarrollemos la habilidad de escribir. La redacción de un informe, una carta, un oficio u otros textos de carácter funcional constituyen una práctica habitual en nuestra actividad diaria. La escuela tiene la función de desarrollar esta capacidad, partiendo de los textos que sean más cercanos a los estudiantes, pero considerando, además, los textos de elaboración más compleja, como informes académicos, ensayos, monografías, entre otros.El aprendizaje de la escritura se debe realizar a partir del mismo acto de escribir. Ninguna exposición teórica sobre dicho proceso, o el análisis aislado de las estructuras lingüísticas desarrollará esa habilidad. Ha llegado el momento de que cojamos un lapicero y empecemos a escribir. Sin embargo, para aprender a escribir no basta con sólo escribir (CAMPS: 2003), pues estaríamos pecando de mero activismo. Además, es necesario que los estudiantes tomen conciencia de los procesos cognitivos implicados en el proceso de producción, y que adquieran conocimientos básicos indispensables para escribir un texto.

La producción de textos escritos implica tener conocimiento sobre los siguientes aspectos:


  • El asunto o tema sobre el cual se va a escribir.
  • Los tipos de textos y su estructura.
  • Las características de la audiencia a quien se dirige el texto.
  • Los aspectos lingüísticos y gramaticales (corrección, cohesión, coherencia)
  • Las características del contexto comunicativo (adecuación)
  • Las estrategias para escribir el texto y para la autorregulación del proceso.

    ETAPAS DE LA PRODUCCIÓN DE TEXTOS ESCRITOS

La producción de un texto comprende actividades que van más allá de la escritura misma. Hay tareas previas y posteriores a ella que no debemos descuidar. De modo general, podemos decir que la producción de textos comprende tres etapas:

  1. La planificación

Etapa que corresponde a la generación y selección de ideas, la elaboración de esquemas previos, la toma de decisiones sobre la organización del discurso, el análisis de las características de los posibles lectores y del contexto comunicativo, así como de la selección de estrategias para la planificación del texto.

Durante esta etapa habrá que dar respuestas a los siguientes interrogantes:

Sobre las características de la situación comunicativa:


  • ¿A quién estará dirigido el texto?
  • ¿Cuál es la relación del autor con el destinatario?
  • ¿En calidad de qué escribe el autor?: ¿a título personal?, ¿en representación de alguien? ¿representando a un grupo?
  • ¿Con qué propósito escribe?

Sobre las decisiones previas a la producción del texto:

  • ¿Qué tipo de texto se escogerá de todos los posibles?
  • ¿Cuál será su aspecto general, la silueta del texto?
  • ¿Qué material se empleará? (textura, tamaño de la hoja)
  • ¿Qué instrumento se usará para escribir? (lapicero, plumón, máquina de escribir, computadora)
  • ¿El instrumento escogido es conveniente para el papel y el formato seleccionados?

  1. La textualización

Es el acto mismo de poner por escrito lo que se ha previsto en el plan. Lo que se ha pensado se traduce en información lingüística, y esto implica tomar una serie de decisiones sobre la ortografía, la sintaxis y la estructura del discurso. Durante la textualización se consideran algunos aspectos como:

  • Tipo de texto: estructura.
  • Lingüística Textual: funciones dominantes del lenguaje; enunciación (signos de personas, espacio, tiempo); coherencia textual (coherencia semántica, progresión temática, sustituciones, etc.)
  • Lingüística oracional (orden de las palabras o grupos de palabras, relaciones sintácticas, manejo de oraciones complejas, etc.)

  1. La revisión

Orientada a mejorar el resultado de la textualización. Se cumplen tareas como la lectura atenta y compartida de lo escrito para detectar casos de incoherencia, vacíos u otros aspectos que necesiten mejoramiento. Se da respuesta a interrogantes, como:

  • ¿Hay coherencia entre los diferentes apartados del texto?
  • ¿Las palabras empleadas están escritas correctamente?
  • ¿El registro empleado es el más adecuado?
  • ¿Sintácticamente las expresiones están bien construidas?
  • ¿Hay casos de impropiedad y ambigüedad?
  • ¿Los pronombres y artículos mantienen la referencia?
  • ¿Hay unidad en la presentación de las ideas?
  • ¿Se cumple con el propósito comunicativo?

La etapa de revisión incluye también la reflexión sobre el proceso de producción textual. En realidad, la meta cognición abarca las diversas etapas, pues en todo momento tenemos necesidad de corroborar si estamos haciendo bien las cosas o no.


Durante las tres etapas, el escritor tendrá que estar preparado para afrontar problemas de tipo lexical o gramatical, problemas de organización textual y problemas de tipo temático.


La planificación, la textualización y la revisión son importantes, pero también lo son el propio autor, el lector y las variables sociales que condicionan el proceso de producción. Cobra relevancia, pues, la afirmación de que un texto es la creación compartida entre el autor y el lector. Esto refuerza la decisión de que los productos de los alumnos sean compartidos con los demás (compañeros, profesores, alumnos de otros grados) para ir afirmando la responsabilidad de escribir lo que queremos, pero pensando en los efectos que producirá en los demás. Esto es, autonomía para tomar decisiones y solucionar problemas. Definitivamente, la escritura es un hecho social y, como tal, contribuye, además, al desarrollo del pensamiento crítico.
Enviado por:Juvenal Quispe Figueroa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada